Skip to content

HISTORIA DE LA FUNDACIÓN

Hortensia Rodríguez Pascual nació en Peñuelas el 1 de marzo de 1894 y falleció el 5 de noviembre de 1926.  Sus padres fueron: Don Ramón Rodríguez Martínez y Doña Aurelia Pascual Pacheco. Contrajo matrimonio con el Sr. Francisco Suárez Paoli el 16 de marzo de 1911. Procrearon tres hijos: Leonor M. Suárez Rodríguez, José J. Suárez Rodríguez y Francisco J. Suárez Rodríguez. La Sra. Hortensia Rodríguez Pascual, una mujer visionaria puertorriqueña, fundadora e ilustre con una gran visión de líder de la comunidad que a base de sacrificio y esfuerzo consiguió lo que parecía inalcanzable.  Fue un reflejo de amor de Dios, un gran ser humano y un gran valor para nuestra comunidad.

La época de 1920 fue una llena de pobreza, pero llena de valores.  Las mujeres se desempeñaban como amas de casa y los hombres laboraban mayormente en los cañaverales en la Hacienda Dolores.  En nuestro barrio cuando una persona fallecía y la familia no podían costear los gastos, se hacia una recolecta en la comunidad para sufragar los gastos fúnebres y entierro. La Sra. Hortensia Rodríguez Pascual acostumbraba a ir a la Hacienda Dolores a solicitar ayuda para que le brindaran materiales para poder construir los ataúdes, conocido como las cajas de las ánimas. Todo esto era para ayudar a enterrar con dignidad a los pobres porque no podían comprar un ataúd.  

En vista a resolver esta situación dolorosa, tuvo la visión de citar a un grupo de vecinos con la idea de asociarse para resolver cierto tipo de necesidades en un determinado y específico momento.  Logrando crear un designado colectivo que pudieran aportar un centavo semanal para crear un ahorro de dinero para afrontar el deceso familiar con respeto y dignidad.  A este colectivo se unió el esposo de la Sra. Hortensia y doce trabajadores de la Hacienda Dolores.  Carlos Duen (la única persona que hacia los ataúdes de madera para adultos y niños), Rodolfo González, José Velázquez, Justino Velázquez, Francisco Lugo, Aquilino Díaz, Agripino González, Cándido Feliciano, Pedro Feliciano, Carlos Sánchez, Pedro Duen y Marcelo Lugo. Una noche del mes de septiembre del año 1926 se fundó la Sociedad Benéfica para en Casos de Muerte, la cual es una asociación y organización voluntaria.  Luego se realizó una convocatoria general donde se unieron más vecinos del Bo. Tallaboa Poniente Sector Juncos. 

A los tres meses de fundarse la Sociedad Benéfica para en Casos de Muerte, fallece la Sra. Hortensia Rodríguez Pascual para la fecha del día 5 de noviembre de 1926 a la edad de treinta y dos años a consecuencia de un parto natural. 

Cuatro años más tarde en la fecha del 30 de julio de 1930 se registra la Sociedad Benéfica en el Departamento de Estado con el Núm. 557.  Debido a las normas y permisos requeridos por el Departamento de Estado se volvió a registrar el 21 de abril de 2017 con el Núm. 394334 quedando registrado como “Sociedad Benéfica para en Casos de Muerte Inc.” conocida como “El Gremio”.  El Sr. Francisco Suárez Paoli y su segunda esposa, la Sra. Sarah Matos mediante escritura donaron un solar de 25 pies de frente y 45 pies de fondo que, en la actualidad, se le conoce como el local “El Gremio” que proviene del latín gremĭum, el término surgió de las ciudades europeas medievales para reagrupar personas, artesanos y comerciantes para compartir el mismo oficio, profesión y actividades. Se trata de organizaciones que suelen estar en ley por los reglamentos establecidos especiales y distintos. Durante los años el gremio siempre ha sido de una gran ayuda para la comunidad. Ha sido utilizado como escuela, se utilizó para actividades sociales, velorios y refugio.  El Municipio de Peñuelas en el 1943, aprobó la ordenanza Núm. 45 de la serie 1943-44 para ceder una parcela de terreno en el Cementerio Municipal, donde “El Gremio” pueda sepultar a los socios. En la actualidad todavía tenemos ese terreno. En el local se ha colocado una sirena eléctrica que, por costumbre, se tocan tres toques para anunciar los decesos de los socios. Gracias a la Sra. Hortensia Rodríguez Pascual, todavía seguimos disfrutando de todos los beneficios de la sociedad que cuenta con 92 años de fundada.  

Este Gremio en la actualidad es el más antiguo y el único activo en todo Puerto Rico que aún está dando servicios a la comunidad, en nuestro caso, en el barrio Juncos de Peñuelas.